sábado, 19 de marzo de 2011

¿Como afecta la eutanasia a la familia?
La familia muchas veces es quien decide practicar la eutanasia  o ayuda a que se practique creyendo que beneficia a al paciente, pero justamente está arrogándose el derecho de decidir qué es bueno o malo para el otro, sin embargo el paciente no tiene opinión propia  o los familiares no toman en cuenta su decisión ya sea la muerte o la vida.
¿Cómo afecta la eutanasia a la entidad familiar? 
Todos los clasificaciones de jurídicos reconocen que  en una u otra medida  el derecho de los familiares más cercanos puede dar pie  a decidir por el enfermo, ya que muchas veces es incapaz de expresar por sí mismo su voluntad, la posibilidad de que los familiares decidan que es lo que harán si practicar la eutanasia o no dependiendo del paciente. Esto hace que las relaciones familiares tengan un sentimiento de inseguridad, confrontación y miedo o muchas veces culpabilidad, pero esto es totalmente ajeno a lo que la familia sugiere como es la: solidaridad, amor y  generosidad. Esto es así si se tiene en cuenta la facilidad con que se pueden introducir cuando no existen los familiares egoístas que al decidir unos por otros la posibilidad de practicar  la eutanasia porque tienen intereses sobre: herencias, supresión de cargas e incomodidades, ahorro de gastos. 
Pero si lo vemos de otra manera , en una familia donde se decide aplicar la eutanasia al familiar que esta enfermo, la tensión psicológica y amorosa que se genera al haber favorecido un homicidio puede ser, pero esto puede ser una fuente de problemas e inestabilidades emocionales, ya que pueden ser un factor a que existan problemas después por remordimientos. 
Pero ¿no puede responder cierta aceptación social de la eutanasia a un verdadero sentimiento de compasión hacia el que sufre y no tiene remedio? 
En otros casos puede existir un médico familiar, que  puede estar convencido de que hace un bien apresurando su muerte. Pero si ponemos la sensibilidad personal y los sentimientos como algo subjetivo, la moralidad del doctor y de el acto que esta por hacer, podrían llegar a ser inhumanas ya que el piensa por el bien del paciente, pero en realidad no sabe con exactitud que es lo mejor y solo lo hace por “amor”.
Y con respecto a la eutanasia, quien decide practicarla o ayuda a que se practique puede actuar creyendo que beneficia al enfermo o paciente, pero obviamente su acción no puede ser del todo buena, pues está adoptándose el derecho de decidir qué es bueno o malo para el otro.
Pero si la convivencia social estuviera sobre  fundamentos sobre los sentimientos del un acto bueno, y nos olvidamos de las realidades morales, no habría posibilidad de establecer normas generales de comportamiento y estaríamos en una sociedad donde no hay respeto.
 
Conclusión
Con la eutanasia se está produciendo fenómeno ya que algunas personas que se atemorizan en sólo de pensar que alguien pueda matar a su padre, su esposa o su hijo, comprenden la eutanasia bajo la presión de la imagen del dolor, la enfermedad o el dolor físico, sin saber que  la realidad de la eutanasia implica matar para algo mejor. Una acción que favorece al paciente o enfermo pero que hay veces que perjudica a la familia.










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada